Es la cirugía que se desarrolla dentro de las estructuras que se encuentran en la boca. Es la más conocida y habitual desarrollada por los Cirujanos Orales y Maxilofaciales.
Suelen ser cirugías que se practican con anestesia local.


Aunque habitualmente no son cirugías muy complejas, pueden ser potencialmente causantes de secuelas muy molestas para la vida del paciente, por lo que no se debería menospreciar una buena actuación quirúrgica a este nivel. Hay que reseñar que los maxilares están rodeados de estructuras nerviosas como el nervio dentario inferior, mentoniano, infraorbitario o lingual; cuyos transtornos afectan de forma importante a nuestra vida diaria. Es por tanto primordial un buen conocimiento de las técnicas quirúrgicas a emplear.


Las cirugías más frecuentes:

  • cordalCordales o muelas de juicio incluidas: es una patología muy frecuente en la población actual por la dificultad de los últimos molares en erupcionar cuando el espacio ya es insuficiente para que lo hagan de una forma completa. Suelen provocan infecciones y dolores locales que van aumentando en el tiempo y pueden llegar a provocar problemas locales, regionales o generales graves. Su tratamiento suele ser la extracción quirúrgica que será más o menos compleja según la impactación, forma y número de raíces, posición del molar, relación con estructuras vecinas o edad del paciente. Un buen diagnóstico predispone a una mejor cirugía.

complicaciones-de-los-terceros-molares-implicados

  • Otras piezas incluidas: en algunas ocasiones, las piezas dentales se quedan incluidas precisando su extracción o la tracción (tirar de ellas con un alambre) para poder llevarlas a su posición. Estas técnicas suelen estar acompañadas de tratamiento ortodóncico.
  • quiste-dentarioQuistes dentarios: suelen ser de tipo infeccioso (en relación con piezas dentales cariadas o endodoncias de larga evolución fallidas). Otras veces están en relación con piezas dentales incluidas (al no poder erupcionar hacia la boca pueden enquistarse por el crecimiento del folículo que forma el diente). Los hay de otros tipos diversos con origen desconocido y de carácter más agresivo. En general su tratamiento suele ser quirúrgico.

 

  • Tumores benignos orales: se pueden asentar en cualquier estructura de la boca y requerirán su extirpación y biopsia si así se estima oportuno.

tumores-benignos-orales

  • Frenillos lingual y labial: se ve sobre todo en paciente jóvenes pudiendo provocar alteraciones en el habla o en la posición de los dientes. El frenillo lingual suele ser importante resecarlo de forma temprana para evitar problemas a más largo plazo.